heartsickness-428103_640

AMOR vs. ADMIRACIÓN vs. AGRADECIMIENTO

AMOR vs. ADMIRACIÓN vs. AGRADECIMIENTO

Una polémica TRIPLE A, sin duda. ¿De qué se trata? De nuestra tendencia a confundir los sentimientos. Tenemos la mala costumbre de venir sin instructivo; es común que vayamos por la vida aprendiendo a fuerza de prueba y error, aun cuando los más experimentados intenten advertirnos. Nos equivocamos en la elección de carrera, en nuestras inversiones, en el auto que compramos, … y asumimos las consecuencias si aceptamos el error, pero hay una elección que nos marca: “La elección de pareja”. Aun así es válido aceptar el error y volver a empezar.

Muchas mujeres se sienten atraídas hacia otra persona y enseguida suponen que es amor. Si habiendo amor real de por medio una relación puede tornarse difícil, cuando se descubre que el sentimiento no era amor, las consecuencias pueden ser devastadoras.

Hace décadas, (y siglos) las parejas se planeaban por la familia a conveniencia. No había opciones ni escapatoria y menos importaba si había química. El sacrificio de soportar al marido o la esposa es, hasta nuestros días, el pago a cambio de cierta posición económica, social, política… o el escape a una mala situación… Hoy tenemos el poder de escoger, y muchas veces lo desperdiciamos con quien no vale la pena. El agradecimiento no se convierte en amor y menos garantiza la atracción física, y la admiración tampoco garantiza una buena convivencia. La mayoría de las veces nos “enganchamos” con alguien que creemos admirar, y si rascamos un poco más, esas hazañas ni siquiera existen, nos “enamoramos” solamente del discurso que queremos escuchar pero no nos preocupamos por corroborar los hechos. Las palabras se desvanecen… y si es agradecimiento se puede pagar de otra forma. Nosotras también solemos decepcionar. Así que para elegir pareja hay un solo mandamiento: estar plenos como personas en solitario para ofrecer plenitud como pareja. No existen las medias naranjas, el roto para un descosido, el peor es nada… Esos son consuelo de mediocres. Una persona que no sabe estar sola, que no disfruta de su propia persona, que no se inventa a diario actividades para aprender, para ser mejor, para convivir, para conocerse más, no tiene nada que ofrecer como pareja. Quienes buscan a toda costa una pareja, la van a encontrar, sí, pero no será la persona adecuada y seguro le haremos pasar desde malos ratos hasta mala vida. Si hay hijos, ellos pagarán las confusiones de sus padres, que al no demostrar amor a sus hijos, éstos no lo recibirán y menos aprenderán a darlo. Son los patrones que se han repetido por generaciones en el mundo entero. La confusión de sentimientos no es exclusiva de los latinos o los sajones o los galos… los sentimientos son universales y por eso a todos nos gusta o nos pega o nos mueve un buen libro o una buena película que sabe tocar esas fibras que no discriminan color, raza ni religión. Las mejores parejas son aquellas que empezaron por admirarse mutuamente con hazañas reales, que sembraron el amor con acciones y que al paso de los años sienten agradecimiento, nunca al revés.

Ana Luisa Castillo Barrera

marrulla9@gmail.com

@MARRULLA9

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *