a-couple-of-1694334_640

Sensualidad y Sexualidad…

Sensualidad y Sexualidad…

Los sentidos nos transforman de tal manera, que nos hacen pasar de un conjunto de carne, huesos y sangre a personas animadas por un espíritu que nos hace soñar con ser trascendentes.

Uno de los estados de ánimo que anteceden a la sexualidad, es la sensualidad, otro es el amor.

En nuestra cultura, los sentidos más involucrados en la estimulación sexual son la vista y el tacto.

Nos han educado en la permanente condena de las sensaciones agradables, del placer, y en la exaltación del sacrificio, del dolor, del martirio como camino de virtud, de aproximación a lo divino.

Hay que ser humanos para lograr enaltecer la condición humana, de tal manera que para lograr una vida emocional y sexual plena es importante hacer uso de todas y cada una de las percepciones sensoriales para comunicar y conocer innumerables estímulos sexuales.

Entre ellos el placer del tacto, ya que la piel es el sentido erógeno por excelencia, también es el órgano más extenso.

La percepción táctil supone un clarísimo mecanismo de comunicación emocional.

Resulta curioso comprobar que las madres suelen acariciar más a sus bebés niña que a sus bebés niño, y eso teniendo mucho cuidado en evitar zonas tabú. Por lo que no nos enseñan a tocarnos y a sentir amor hacia nuestro cuerpo.

Crecer sintiéndose querido, seguro, con calidez y sosiego, sin miedos ni sobresaltos, son entre otros los ingredientes básicos para potenciar el indescriptible arsenal psicológico de cada persona, sus infinitas capacidades.

El contacto físico ha quedado reducido a lo sexual o a lo agresivo.

Sin embargo, en lo que respecta al placer, no hemos avanzado tanto, no por falta de imaginación sino por la poca disposición a deleitarnos : Gozar y a hacer gozar.

Desde nuestro cabello hasta el dedo gordo del pie, toda nuestra piel puede evocar las más voluptuosas sensaciones eróticas. Todo puede ser acariciado y podemos acariciar todo.

Es importante para poder entrar al mundo de las sensaciones conectarnos con nosotros mismos para generar autoconocimiento, de tal manera que podamos comunicarlo. En gran medida la ausencia de satisfacción en lo erótico y sexual se debe a la falta de esa conexión con uno mismo y el no saber expresar nuestros deseos.

Psicología y Sexología Clínica

florvillegas@hotmail.com

mural-967953_640

¿ Existe algún secreto para tener éxito en las relaciones ?

He estado leyendo algunos artículos en internet ya que en la consulta acuden personas preguntando ¿ Cómo pueden saber cuando alguien les coquetea ? o ¿ Cuáles son las señales para detectar que alguien quiere algo conmigo ?, ¿ Cómo puedo ligarme a esta chica o chico ?, ¿ Qué tengo que hacer para tener un “ Buena relación sexual ” ?. Constantemente las personas andan en la búsqueda de algo seguro que les funcione y es exactamente lo que las redes sociales y los medios de comunicación nos dan a la gente, pero que tan reales son estos tips y estas recomendaciones que encontramos ante la ansiedad de no tolerar la incertidumbre y poder encontrar respuestas certeras que me garanticen el éxito en una relación interpersonal o sexual.

Me he asombrado que efectivamente los medios de comunicación plantean en algunos artículos, libros, redes sociales etc. señales del lenguaje corporal, pasos, y el proceso para poder detectar el filtreo, llevar a cabo una relación sexual y así múltiples respuestas que estamos buscando y que nos invitan a sobreactuar en una situación.

Desde mi experiencia profesional se pueden determinar ciertos parámetros pero nada puede generalizarse y estandarizarse sobre todo cuando el tema son las relaciones humanas, las cuales son tan diversas como el número de seres humanos que existimos en el planeta tierra.

En la sociedad existe una necesidad de etiquetar y cuantificar a los seres humanos y los tipos de relaciones, así como tener casi una receta para ligarnos a alguien y la manera como abordar a las personas. Efectivamente las personas tenemos ese lenguaje corporal no verbal muy particular, sin embargo la manera en como las demás personas puedan interpretar ese lenguaje también es muy diversa y probablemente lejana a lo que la otra persona comunica, ya que cada quien interpreta y hace historias en función de su experiencia, creencias, educación, cultura etc.

Los psicólogos y los sexólogos desde el punto de vista humanista determinamos que no hay tal receta ni el secreto para esto, si no que varía de persona a persona en función de sus gustos, necesidades y expectativas y para eso es vital el autoconocimiento ya que uno mismo es la persona idónea para saber lo que buscamos fuera. La respuesta a todas las dudas está en uno mismo. Se recomienda acudir con un profesional en el tema para orientación y así tomar la mejor decisión de como conducirse.

Uno de los mayores problemas en las relaciones humanas y de pareja es la comunicación deficiente, donde sobreentendemos mensajes, generamos expectativas que al no ser cumplidas nos generan frustración, tenemos una manera poco asertiva para decir lo que pensamos y lo que sentimos, ya sea por miedo o inseguridad, por lo que vivimos en una constante incoherencia.

El lenguaje verbal y no verbal y las actitudes con respecto a detectar o abordar un acercamiento con una persona en el plano sexual, varia en función al carácter, a la edad, el género, la educación, su experiencia y sus creencias como ya había mencionado anteriormente.

Es importante comunicarnos de manera asertiva para obtener mejores resultados en las relaciones, relajarnos y ser nosotros mismos, ya que no hay mayor clave para el éxito que no pretender ser quien no eres, de igual manera el estrés que nos genera el abordar a una persona nos impide relajarnos y expresar lo que queremos en realidad.

En el caso de hombres y mujeres manifiestan temor a que les digan que no, sin embargo sería bueno plantearse que el no ya lo tienen, y que ahora tienen que ir por el si, ya que “ Lo peor que puede pasar en esta vida, no es lo peor que puede pasar en esta vida, lo peor que puede pasar en esta vida es nada ” frase de Odin Dupeyron en “ Colorín colorado este cuento aún no se ha acabado ”. Y esto no solo en las relaciones, si no en la vida. Aviéntate, sé tú mismo y acepta la incertidumbre, déjate fluir en la vida…el secreto lo tienes tú.

Psicología y Sexología Clínica

florvillegas@hotmail.com

couple-1126637_640

Soy madre…Soy Mujer

SOY MADRE…SOY MUJER

Cuando una mujer está embarazada, se da lugar a una serie de acontecimientos a nivel físico, emocional y psicológico. Las relaciones interpersonales se modifican, sobre todo con la pareja y con las personas más allegadas de alguna manera las involucradas en el cambio de rol.

De todos los cambios que se producen cuando decidimos ser madres se encuentra la vivencia de nuestra propia sexualidad, la cual es una parte intrínseca de nuestro ser que nos define como mujeres, entre otros aspectos que conforman la identidad y rol de nuestro género. Tenemos cuerpos sexuados desde que nacemos.

La vivencia de la sexualidad está relacionada con el autoconcepto; con que tan a gusto o no nos sentimos con nuestro cuerpo; con la capacidad para disfrutar y sentir; también con la forma de dar y recibir afecto; con las creencias y la educación a cerca de la sexualidad, así como con la percepción de las experiencias de las relaciones previas.

La sexualidad es una forma de comunicarnos con nosotras mismas y con los demás, a través de nuestras actitudes, así como el intercambio afectivo. Nuestro ser sexual como mujeres está influido por las ideas que nos transmitieron con respecto a cómo debía ser nuestra sexualidad como mujeres y también como madres.

A partir de la decisión de ser madres nos invaden múltiples emociones y pensamientos. La mayoría de las mujeres al estar embarazadas comienzan a tener dudas y conflictos con el ejercicio no sólo de la maternidad, si no también de la sexualidad. Desde miedos a mantener relaciones sexuales coitales, lo cual en muchas mujeres y sus parejas hace disminuir el deseo, hasta el asombro por el aumento de libido que experimentan algunas mujeres.

Después de pasar la etapa postparto se experimentan nuevamente dudas con respecto al ser mujer y madre a la vez, así como la demanda de la pareja para reincorporar la actividad sexual y la percepción que se tiene de sí mismas tanto en lo físico, emocional y el nuevo rol a desempeñar, como madre, esposa y mujer.

Durante el periodo de crianza parece ser que se da una situación recurrente en algunas mujeres donde por lo general experimentan una pérdida de deseo sexual por el hecho de ser madres. Algunas premisas explicativas en relación a lo dicho anteriormente se ve relacionado con:

 La idea de que al estar inmersas en el cuidado de los hijos, no podemos estar para nadie, ni para nada más.
Las interminables tareas domésticas y de cuidados, incluyendo el sexo a la que no llegamos por falta de tiempo. Rechazando en ocasiones el sexo poniendo como excusa el cansancio, cuando en realidad el sexo podría ser una de las mejores formas de relajarse y de sentirse bien, y sobre todo de desconectar del rol de madre.
Ser una “buena madre” reduciendo nuestras conductas libidinosas, porque la sexualidad sigue teniendo componentes moralmente negativos que no encajan con el nuevo rol.

El conjunto de estas premisas, entre otras pueda afectar, en alguna ocasión, y en mayor o menor medida..

Hay mujeres a las que nos les baja el nivel de deseo sexual asociado a la percepción y vivencia de su propia sexualidad. Son mujeres que durante el embarazo son sexualmente activas en cuanto su cuerpo se lo permite. Así mismo después del postparto, son capaces de volver a conectar con su cuerpo sexual, disfrutar y relajarse, además sentirse queridas y deseadas. Son mujeres que ya antes de ser madres mantenían un equilibrio saludable entre sus deseos, necesidades y su expresión sexual. Para estas mujeres la sexualidad es una parte importante de su vida, dándose a la tarea de satisfacer sus necesidades afectivo-sexuales. Logran integrar el ser sexualmente activas y ser madres al mismo tiempo, integrando estos dos aspectos enriquecen el uno al otro. Cabe señalar que la autoestima juega un papel sumamente importante, siendo así capaces de cambiar multitud de aspectos de nuestras vidas para ser mejores madres y a su vez para ser mujeres.

Conclusiones: Actualmente todavía no hablamos abiertamente de la sexualidad. Existen aún mitos y falacias que llevan a la existencia de tabúes en relación al tema. Son pocas las mujeres afortunadas que tienen espacios de libertad para hablar de sus sentimientos y conflictos sexuales. Seguimos arrastrando los efectos de la educación sexual patriarcal que hemos recibido y que nos ha impedido siquiera preguntarnos cómo queremos vivir y expresar nuestra sexualidad como mujeres. Aún nos topamos con la sexualidad de las mujeres en función de la sexualidad de los hombres, con la creencia de que nuestra sexualidad sirve para satisfacer la de un hombre. Se fomenta el mito de la simbiosis “mujer – madre”, donde se da prioridad a la satisfacción de las necesidades de los hijos.  Nos cuesta trabajo entender que la sexualidad es una necesidad básica, que está relacionada con la afectividad, el cuidado y el respeto hacia nosotras mismas, la comunicación y el intercambio con las/os demás y, mucho menos aprendemos que las únicas responsables de satisfacer esta necesidad vital somos nosotras mismas.

  • La Educación Sexual de la primera infancia: Guía para padres y madres, y profesorado, 2003
  • “La Boletina” No. XXXI – 2011

Psic. Flor de María Villegas
Psicología y Sexología Clínica
florvillegas@hotmail.com

fantasias-sexuales

Las Fantasías Sexuales Parte 2

ESTUDIOS EN MÉXICO

MUJERES

  • Muy común la referencia a los abrazos o al abrazar y a la desnudez.
  • El intercambio de palabras con la pareja constituye un  elemento que las mujeres reportan como agradable.
  • Predominan las referencias a la suavidad y a la dulzura.

Las mujeres fantasean, de manera predominante, con sus propias parejas, novios o esposos.

Notable el gran número de fantasías en las que participa la playa, el mar y agua en general como estar en lagos, lagunas o albercas.

El orgasmo, la música y la penetración fueron los temas de fantasías que aparecieron en aproximadamente un tercio de las participantes.

ESTUDIOS EN MÉXICO DE HOMBRES

  • Temas predominantes son las caricias y el amor.
  • En contraste con las mujeres el beso y el besar es mucho menos frecuente.
  • Frecuentes las referencias a tener relaciones eróticas con más de una mujer a la vez.
  • Múltiples referencias al mar, a la playa y al agua.
  • Más referencias al coito que en las mujeres.
  • Un mayor número de referencias al pene y a la penetración.
  • La música aparece mucho menos en varones que en mujeres.
  • Predominan los paisajes exóticos o exuberantes.
  • Fantasean notablemente menos con sus parejas o esposas actuales o anteriores.
  • La desnudez es importante, como lo son los juegos eróticos con la persona con la que fantasean.
  • Fantasía de ver a 2 mujeres teniendo relaciones sexuales y poder participar en la relación.
  • Posibilidad de estar con un hombre y una mujer al mismo tiempo.

PUNTOS EN COMÚN

  1. Importancia de la desnudez, los besos y las caricias.
  2. Escenarios como la playa, el mar y el campo.
  3. La presencia del orgasmo como símbolo del clímax

DIFERENCIAS

  1. Diferencia que existe en cuanto a las figuras:
  2. Mujeres: Personas que aman o con vínculos afectivos.
  3. Varones: Personas conocidas con las que no han tenido contacto físico.
  4. Una fantasía común en los hombres y no tanto en las mujeres es la relación en grupo o la intervención en la relación sexual de otras dos personas.
  5. Para las mujeres, la música juega un papel importante, para los hombres, los paisajes exóticos.
  6. Para ellas, la relación ideal es tierna y suave y muy pocas mencionaron algún tipo de agresión.
  7. Para muchos de los hombres, en cambio, resulta excitante tanto el sometimiento, como el infligir dolor o someter a otra persona.
  8. En los hombres hay más referencias a lo excitante de observar a otras personas y ser observado y a situaciones de peligro.
  9. Este peligro, en las mujeres, tiene el rostro de un hombre inaccesible, de una persona con la cual en la vida real no podrían tener un encuentro.

Los contenidos de las fantasías femeninas y masculinas se explican a través de cuestiones de género, de lo que unos y otros hemos aprendido a partir de la cultura, el lugar donde se vive y por ende la educación, así como el tipo de personalidad y las experiencias vividas.

MUJER

Experimentan las fantasías experimentando tener una pareja estable,  ternura, calidez  y el amor romántico.

HOMBRE

La libertad de vivir su sexualidad experimentando distintas cosas como peligro, relaciones en grupo, masoquismo entre otras cosas.

Ni todos los hombres se centran en el coito ni todas las mujeres en el romance.

CONCLUSIONES

Los estereotipos de género, como ya se ha descubierto, limitan a hombres y mujeres en el ejercicio de su sexualidad.

En las fantasías sexuales como ya se ha descrito se permite jugar roles diversos, así como implementar juguetes sexuales y vivir desde la imaginación situaciones diversas que enriquecen la sexualidad del individuo.

Muchas de las situaciones que se experimentan en las fantasías sexuales probablemente no se realizarían y es éste el límite que rara vez se cruza, lo cual para muchas personas les añade emoción.

En realidad, más que fantasías masculinas y femeninas, hay individuos con deseos distintos. Todas las personas somos dueños de nuestra sexualidad, donde todo es permitido siempre y cuando las partes involucradas adultos estén de acuerdo.

Las Fantasías Sexuales encierran muchos misterios, conocerlos es conocernos más a nosotro@s mism@s, nuestra sexualidad y nuestras relaciones íntimas.

REFERENCIAS

Fantasías Sexuales Femeninas y Mi Jardín Secreto; la evolución de las fantasías Sexuales Femeninas de Nancy Friday.

Segunda Parte del Artículo

Psicología y Sexología Clínica

florvillegas@hotmail.com

 

couple-731890_1920

Las Fantasías Sexuales

DEFINICIÓN :

Se consideran como fantasías sexuales aquellas que son experimentadas en forma consciente (cuando la persona está despierta) y que provocan o incrementan la excitación sexual.

Durante mucho tiempo consideradas como tabú o incluso algo vergonzoso, hoy en día las mujeres asumen mucho mejor las fantasías sexuales. La razón: Además de participar en el equilibrio psíquico, alimentan el deseo, intensifican el placer y son el motor de una sexualidad más abierta y desarrollada.

El término proviene del alemán “phantasie”, concepto desarrollado por Freud para designar la imaginación.

El elemento esencial de la fantasía sexual es la habilidad para controlar en la imaginación exactamente lo que tiene lugar.

Todo el mundo tiene fantasías, a todas las edades, de manera consciente o inconsciente, explícita o implícita. Además, las mujeres tienen tantas fantasías como los hombres. La única diferencia es que los hombres tienen menos pudor y hablan de ellas con mucha más facilidad.

  • Son parte esencial de nuestro erotismo. (Sanz,1990; Klinger, 1990; Friday, 1991; CONAPO, 1994; Leitenberg y Henning, 1995).
  • Son experimentadas casi universalmente. (Leitenberg y Henning, 1995).
  • Son un recurso para enriquecer la vida de pareja (Sanz, 1990, Álvarez-Gayou, 1966) pueden ser utilizadas como recurso terapéutico en el tratamiento de disfunciones sexuales.

UNAS DE LAS FUNCIONES DE LAS FANTASÍAS SEXUALES :

  • Realzar la Autoestima
  • Incrementar el Deseo Sexual
  • Facilitar el Orgasmo
  • Celebrar el Presente
  • Satisfacer la Curiosidad
  • Ensayar Posibilidades Futuras
  • Aliviar la Tensión y el Estrés
  • Conservar un Recuerdo Agradable
  • Afrontar las Heridas del Pasado

FANTASÍAS MÁS COMUNES :

  • La Experimentación
  • La Conquista
  • Cambio de Pareja
  • Voyerismo/Exhibicionismo
  • Encuentros Fugaces
  • Sadomasoquismo
  • Amigos con derecho
  • Striptease
  • Lencería
  • Sexo en Grupo
  • Desafiar lo prohibido

MITOS :

  • Son improductivas y contra la lógica
  • Son signo de inestabilidad emocional
  • Se fantasea por que se tiene una vida sexual insatisfecha
  • Se desea llevar la fantasía a la realidad

Primera Parte del Artículo

Psic. Flor de María Villegas
Psicología y Sexología Clínica
florvillegas@hotmail.com